Informe Anual

 

        La contratación de Seguros Agrarios Combinados ha cerrado dicho ejercicio con unas primas imputadas de 562,85  millones de euros, correspondientes a la suscripción de 438.839 pólizas, con un valor de producción asegurada que superó los 11.999 millones de euros.

La Junta General de Accionistas de Agroseguro, celebrada el día 30 de marzo, ha aprobado las cuentas del ejercicio 2015 y el Informe de Gestión del cuadro de Coaseguro, en el que se destaca que la contratación de Seguros Agrarios Combinados ha cerrado dicho ejercicio con unas primas imputadas de 562,85 millones de euros, correspondientes a la suscripción de 438.839 pólizas, con un valor de producción asegurada que superó los 11.999 millones de euros.

Tras dos años de reducción en el volumen de primas, 2015 parece haber retomado la senda del crecimiento. Si bien las primas imputables al año (periodificadas) solo han podido mantenerse –apenas un 0,42% menos que en el ejercicio 2014-, la contratación del año (primas devengadas) ha aumentado en un 5,30%, lo que da razones para el optimismo.

La cifra citada del valor de la producción asegurada supone un crecimiento respecto al ejercicio precedente de más de un 8%. La rama agrícola, con 6,08 millones de hectáreas aseguradas (un 18,6% más que el año anterior), aporta el 76,10% del valor de la producción asegurada; los seguros de retirada de animales, el 8,07%; y el 15,83% restante corresponde a la rama ganadera. El número de pólizas, sin embargo, ha sido algo menor (un 1,95%), alcanzando las 438.839.

Por sectores, hay que destacar el leve incremento en primas imputadas en frutales, que aumentaron un 1,6%, y en uva de vino, que creció un 1%. Por el contrario, en los cultivos herbáceos se produjo un descenso en los módulos de contratación de otoño superior al 20%, que fue compensado por el buen comportamiento de sectores como el caqui y otros frutales, con un incremento del 15,4%, y las hortalizas, entre las que destacan las producciones al aire libre de primavera-verano, que crecieron un 13,2%. En el sector pecuario destaca el aumento registrado en el conjunto de todas las líneas de seguros, como consecuencia, fundamentalmente, del incremento de los valores unitarios de los animales en el seguro de vacuno reproductor y recría. 

        La siniestralidad en 2015 alcanzó 491,10 millones de euros.

En lo que se refiere a la siniestralidad, el importe total en 2015 alcanzó los 491,10 millones de euros, lo que supone un ratio de siniestralidad a primas imputadas del 87,25%, frente a los 498,58 millones del pasado año, que representaron un ratio del 88,21%.

Durante 2015, año algo más cálido y seco de lo habitual, no se registraron eventos climáticos excesivamente graves, aunque sí se han producido fenómenos de todo tipo, como las inundaciones por desbordamiento del Ebro, los intensos temporales de viento, así como varios episodios de heladas y lluvias fuera de época. Pero fue, una vez más, el pedrisco el riesgo más destacable, con reiteradas tormentas que acaecieron entre la primavera y el verano (especialmente en el mes de julio), afectando a numerosos cultivos y a casi toda la península. A todo lo anterior hay que añadir la falta de precipitaciones y las altas temperaturas, especialmente al final de la primavera, que causaron daños por sequía.  

En total, el ejercicio cerró con 1.502.620 declaraciones de siniestro, de las que 94.185 correspondieron a siniestros agrícola y 120.473 a siniestros de ganado (un 10,77% más que en el ejercicio precedente). A ello hay que sumar 1.287.962 servicios de retirada y destrucción de animales.

Por sectores, destacan especialmente aquellos más afectados por el pedrisco. En frutales, la siniestralidad ha aumentado un 40,2%; en uva de vino, un 48,4%; en uva de mesa, un 181,1%; y las hortalizas registraron un incremento del 48,7%, destacando las producciones de ciclos sucesivos. En sentido contrario, llama la atención la menor siniestralidad registrada por los herbáceos extensivos (un 30,9% menos) y el olivar (74,3%). En el sector pecuario sobresale el seguro de compensación por pérdida de pastos, con una siniestralidad un 287% más elevada que en el anterior ejercicio.

En definitiva, la siniestralidad del ejercicio 2015 ha vuelto a ser desfavorable, lo que ha supuesto que al final del ejercicio la Reserva de Estabilización, en su conjunto, se haya visto disminuida en algo más de cinco millones de euros, quedando constituida a su cierre en 54,23 millones de euros.

Ante la complicada situación económica de los últimos años, y con siniestralidades tan irregulares, una vez más Agroseguro ha respondido ante agricultores y ganaderos con la solvencia y profesionalidad que los aseguradores vienen demostrando, lo que ha permitido realizar el pago de las indemnizaciones a los asegurados con siniestro en un plazo no superior a 50 días.