Quiénes somos

 

Ventajas del sistema español de seguros agrarios

El sistema español de seguros agrarios es uno de los más completos y evolucionados a nivel mundial. A continuación se presentas las ventajas más importantes que dicho sistema presenta para cada una de las partes involucradas en el mismo.

  1. Desde el punto de vista de las Administraciones públicas:

  • La existencia de un apoyo a la suscripción de seguros es una alternativa a la concesión de ayudas ante eventos climatológicos de naturaleza excepcional o catastrófica, que resulta mucho más racional –al permitir la aplicación de criterios técnicos a la valoración de los daños-, y significativamente más barata, pues se dirige únicamente a quienes estén dispuestos a suscribir un seguro.

  • Además, implica al propio agricultor o ganadero en la financiación, a través de la parte de su cargo de la prima, y también a través de la aplicación de franquicias en caso de siniestro, lo que de nuevo redunda en un importante ahorro de costes para la Administración.

  • No sólo reduce el coste económico, sino que tiene una indudable ventaja desde la perspectiva política, ya que los criterios de distribución de las indemnizaciones son previamente asumidos contractualmente por todas las partes.

  • Ese menor coste, además, puede ser presupuestado a priori, y por añadidura, se convierte en fijo, eliminando la incertidumbre y las desviaciones sobre las previsiones, que son asumidas por el asegurador (y también por el reasegurador, la entidad pública Consorcio de Compensación de Seguros, quién sólo presta su apoyo al sector a través de este sistema de seguros).

  • Por último, evita duplicidades en el tratamiento de los eventos climatológicos por parte de las Administraciones públicas.

  1. Desde la perspectiva del agricultor y el ganadero:

  • Recibe una compensación que se ajusta al daño económico realmente sufrido y al nivel de cobertura contratado.

  • El plazo de indemnizaciones es siempre inferior a 60 días desde la recolección o desde el final de garantías.

  • Le permite preservar su nivel de rentas y, por tanto, la continuidad de la explotación.

  • Refuerza su solvencia financiera frente a instituciones financieras y frente a particulares.