martes, 26 / junio / 2018

La adversa climatología de esta primavera causa daños por marchitez fisiológica en la variedad Bobal en uva de vinificación

La superficie siniestrada asciende a casi 11.500 hectáreas. Valencia, Cuenca y Albacete, las provincias más afectadas.

Las condiciones climáticas que se han registrado a lo largo de esta primavera, con temperaturas frías, elevados niveles de humedad y baja insolación, han propiciado daños por marchitez fisiológica en la variedad Bobal en uva de vino. En total, se han recibido partes de siniestros correspondientes a 11.495 hectáreas afectadas por este riesgo.

Las zonas más afectadas son la comarca de Utiel-Requena, en la provincia de Valencia, con casi 6.000 hectáreas reclamadas, y la provincia de Cuenca, con cerca de 4.800 hectáreas afectadas. También se han recibido partes de siniestro de Albacete.

Los efectos que provoca este riesgo son la pérdida de los racimos por desecación y, en ocasiones, también la pérdida de brotes y enrojecimiento de las hojas. Desde el pasado 18 de junio, 45 peritos están trabajando en las primeras visitas (25 en la zona de Utiel-Requena y otros 20 en Castilla-La Mancha).

La intensidad de los daños presenta una gran variabilidad de entre el 20% y el 40%. La previsión de indemnización para las comarcas afectadas puede superar los 3 millones de euros.

Las tasaciones de primera visita estarán finalizadas en los primeros días de julio.

Agroseguro

El sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece cobertura al sector agrario frente a los daños causados en las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza. Las condiciones climáticas extremas y cambiantes que se están produciendo en los últimos meses y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas ponen de manifiesto la conveniencia de proteger las explotaciones con un seguro agrario que permita hacer frente a estas situaciones.

Categoría:Noticias