miércoles, 03 / mayo / 2017

Las bajas temperaturas ya han generado partes de siniestro por helada en casi 18.000 hectáreas de uva de vinificación

Castilla y León y La Rioja, las comunidades más afectadas.

Entre los días 26 de abril y 1 de mayo, se ha producido la entrada en la península de una masa de aire frío que la ha atravesado dando lugar a un descenso muy acusado de las temperaturas, especialmente las mínimas, que han llegado en algunas zonas hasta -9ºC, lo que ha provocado considerables daños de helada en varias producciones agrícolas. Las temperaturas más bajas se han alcanzado en la comunidad autónoma de Castilla y León, en amplias zonas de Galicia, Navarra y La Rioja y en puntos del interior de Aragón y Cataluña.

Los daños más relevantes se han registrado en uva de vinificación dado el estado fenológico en que se encuentra el cultivo, pero también se han visto afectados, aunque con menor incidencia, otros cultivos como frutales, patatas, lúpulo y maíz, así como las producciones de cereales de invierno, que ya estaban afectadas por la sequía.

Aunque se continuarán recibiendo masivamente declaraciones de siniestro, a fecha de hoy, Castilla y León es la comunidad autónoma más afectada con más de 7.000 hectáreas de uva de vinificación con daños. A continuación, se encuentran las provincias de La Rioja y Álava con una superficie siniestrada de 6.644 y 2.104 hectáreas afectadas respectivamente lo que representa el 34% de la superficie asegurada de este cultivo para la cosecha 2017 en estas 3 zonas.

(Ver tabla: Parcelas y superficie con declaración de siniestro por helada)

Agroseguro ya ha encargado las labores de valoración a un contingente considerable de peritos, que desde hoy se encuentran tasando los daños ocasionados por estas heladas, pero se recuerda que es importante que los asegurados continúen remitiendo las declaraciones de siniestro a medida que vayan observando los daños para que se puedan agilizar al máximo los citados trabajos de peritación.

Ante la incertidumbre que generan estos fenómenos meteorológicos, incontrolables e impredecibles, y la gran variabilidad de episodios climáticos que se suelen registrar durante la primavera, la solvencia que ofrece Agroseguro convierte al seguro agrario en el mecanismo de cobertura más idóneo con el que cuentan los agricultores y ganaderos para hacer frente a este tipo de situaciones.

Categoría:Noticias