HISTORIA

 

La complejidad de la actividad aseguradora agraria, en la que convergen la singularidad de los fenómenos climáticos y el diferente comportamiento de las distintas producciones vegetales, generó, desde el inicio de AGROSEGURO, la necesidad de utilizar la investigación como herramienta integradora de estas variables.

En AGROSEGURO, la investigación siempre ha sido “aplicada” y ha tenido dos objetivos fundamentales:

  • Validar el diseño técnico de las coberturas de los seguros.
  • Desarrollar la técnica de valoración de los daños.  

Validación del diseño de las coberturas

Los primeros estudios fueron los relacionados con el cálculo de las tarifas del seguro de heladas.

El siguiente trabajo data de 1992 y lo realizó la Universidad Politécnica de Madrid, siendo a partir de esta fecha cuando comienza la utilización generalizada de esta herramienta.

De entre todos los trabajos incluidos en este apartado destacaríamos el realizado en colaboración con el laboratorio de Teledetección del Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Valladolid (LATUV) referente a la sequía en pastos y rastrojeras, fundamental tanto para el desarrollo como para la aplicación del Seguro de Pastos. 

Desarrollo de la Técnica de Valoración de daños

A través del convenio de colaboración con la Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola de Villava, se inició la investigación para elaborar las tablas de tasación de daños por pedrisco de diferentes especies hortícolas y cereal. Este estudio, para la mayor parte de los cultivos de los que se asegura este riesgo, se completó con los trabajos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Pública de Navarra

Otro riesgo, a cuya tasación se le prestó una gran atención, fue la helada. Los proyectos impulsados a tal efecto se realizaron conjuntamente con la Universidad Politécnica de Madrid. 

 

A principios de la década del 2000, AGROSEGURO también apostó por el desarrollo biotecnológico aplicado a la valoración de este riesgo, lo que propició una colaboración con el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA) y otra con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Muy importantes para esta empresa han sido también los estudios sobre la capacidad productiva en frutales realizados por la Universidad Pública de Navarra y cuyos resultados, actualmente aplicados a la tasación, han sido publicados en revistas internacionales de impacto científico.

Actualmente, se mantienen la mayor de las colaboraciones iniciadas hace años además de haberse ampliado a otras instituciones. La calidad de los trabajos esta avalada tanto por la frecuente publicación de estos en revistas de impacto nacional e internacional como por la reciente obtención de la calificación de i+D para los mismos por parte de la Agencia de Certificación en Innovación Española (ACIE).