Informe de Siniestralidad

 

 

INFORME SOBRE LA SINIESTRALIDAD DEL EJERCICIO 2018

 (30 de noviembre de 2018)

 

La previsión de siniestralidad acumulada hasta el 30 de noviembre supera los 723 millones de euros

  • La superficie agrícola siniestrada se sitúa cerca de 1,4 millones de hectáreas.
  • El pedrisco es el fenómeno climático que más indemnizaciones está acumulando con una previsión que ya supera los 300 millones de euros, con especial incidencia, por su coste, en frutales, con casi 184 millones de euros.
  • A continuación, se sitúan las heladas, la falta de cuajado y la lluvia.

 

 

 

En resumen, en el 2018 hasta el 30 de noviembre:

  • La superficie agrícola siniestrada a la fecha es de 1.367.796 ha.
  • Frutales, cítricos, hortalizas, fresón y frutos rojos, plátanos, caqui, uva de vino, cereales y uva de mesa, los cultivos más afectados.

El conjunto de la siniestralidad estimada acumulada a 30 de noviembre se refleja en el siguiente cuadro:

Líneas

Nº de siniestros

Siniestralidad acumulada
(millones de )

AGRÍCOLAS

126.128

584,01

GANADERÍA (Accidentes-enfermedad y Pastos) Y ACUICULTURA

100.128

68,27

RETIRADA Y DESTRUCCIÓN

1.357.300

71,23

TOTAL

1.583.556

723,51

 

I.          EVENTOS MÁS SIGNIFICATIVOS

1.      Viento y lluvia en el litoral mediterráneo (enero-febrero-marzo)

 

Como se ha indicado, durante el primer trimestre del año se presentó una situación climatológica compleja con el paso de distintos temporales que, acompañados de fuertes vientos, provocaron daños sobre todo en la producción de cítricos, tanto en Valencia como en Murcia y Almería. Se produjo incluso un tornado en El Ejido (Almería) que provocó daños en estructuras y cultivos de invernadero. Las lluvias provocaron rajados, caídas y otras alteraciones en la piel de la fruta en los cítricos. 

Se recibieron reclamaciones de viento de más de 18.000 ha, de las que 11.335 correspondieron a los cítricos, donde los daños no son muy altos (20%).

Las indemnizaciones, ya satisfechas, están en el entorno de 13 millones de €.

2.      Daños en frutales

2.1 Heladas en frutales (23 y 24 de febrero - 21 y 22 de marzo)

 

Durante los días 23 y 24 de febrero se produjo una entrada de aire muy frío procedente del norte que provocó el desplome de las temperaturas, tanto diurnas como nocturnas, ocasionando daños por helada en las producciones de fruta temprana y extratemprana en las provincias de Murcia y Valencia. La helada afectó a zonas frías del interior, alcanzando temperaturas bastante negativas, y los cultivos principalmente afectados fueron melocotón, nectarina y paraguayos de recolección anterior al 10 de junio.

Aunque las temperaturas fueron menos bajas, también se produjeron heladas durante los días 21 y 22 de marzo que, además de incidir en las provincias afectadas con anterioridad, también provocaron daños de menor intensidad en Aragón, Cataluña y Andalucía.

Se han recibido reclamaciones de 8.342 ha, con la siguiente distribución por comunidad autónoma:

Comunidad Autónoma

Superficie siniestrada (ha)

MURCIA

3.691

C. VALENCIANA

1.734

ARAN

1.088

CATALUÑA

1.432

RESTO

397

TOTAL

8.342

Las altas afecciones que se obtuvieron en inspección inmediata se confirmaron en la tasación definitiva. Las indemnizaciones, prácticamente satisfechas en su totalidad, se sitúan en 26 millones de .

2.2 Falta de cuajado (abril-mayo)

Las condiciones climatológicas que han tenido lugar durante la floración no han sido buenas para la fecundación de los frutales, especialmente en los de floración temprana y extratemprana, lo que ha causado un siniestro importante de falta de cuajado. Las tasaciones evidenciaron un siniestro extremo en Extremadura, con daños muy elevados en ciruela. También hay daños importantes en Murcia y en Navarra. Se ha reclamado siniestro en 16.145 ha, con el siguiente detalle:

COMUNIDAD

Superficie siniestrada (ha)

EXTREMADURA

6.527,61

MURCIA

4.449,57

CATALUÑA

1.920,57

ARAN

901,56

LA RIOJA

881,53

RESTO

1.464,01

TOTAL

16.145,00

Los daños son muy altos en la ciruela y el albaricoque de Extremadura y de intensidad media en Murcia. También son altos los daños en la pera de Navarra y La Rioja. El importe de las indemnizaciones finales, prácticamente ya satisfechas, es de 35 millones de euros.

2.3 Pedriscos reiterados (abril-septiembre)

La sucesión reiterada de pedriscos que se ha producido esta campaña ha sido verdaderamente excepcional. Se han recibido 39.614 ha de siniestro, que se han repartido por todas las zonas productoras, con gran importancia en Aragón y Cataluña:

COMUNIDAD

Superficie siniestrada (ha)

EXTREMADURA

6.692,23

MURCIA

5.314,36

CATALUÑA

10.177,80

ARAN

11.838,61

LA RIOJA

1.481,88

RESTO

3.109,12

TOTAL

39.614,00

Las indemnizaciones por pedrisco se han situado en 115,5 millones de euros.

Como conclusión, tras una campaña de muy elevada siniestralidad, la indemnización acumulada para la línea de frutales se sitúa en 183,94 millones de euros.

3.      Daños en caqui

El capital en riesgo en este cultivo es muy alto, superior a los 120 millones de euros, concentrado fundamentalmente en la provincia de Valencia. La campaña para el cultivo de caqui puede considerarse catastrófica debido a la climatología que se ha producido.  

3.1 Helada primaveral (21 y 22 de marzo)

Durante los días 21 y 22 de marzo se produjo una bajada de temperaturas en Valencia que provocó daños de importancia por helada. A pesar de que los registros no fueron en exceso negativos, los daños se agravaron debido a la baja humedad relativa y la ausencia de viento. Los efectos consistieron en pérdida de brotes y yemas de frutos en brindillas de producción. Se han recibido declaraciones de siniestro en más de 4.700 ha con especial significación en la mayor comarca productora, la Ribera del Júcar. Los daños por helada son altos y la previsión de indemnización por este riesgo se sitúa en 9,57 millones de euros.

3.2 Pedriscos (mayo-julio)

Tras la helada primaveral, se han encadenado los eventos tormentosos causando daños por pedrisco especialmente en la comarca Ribera del Júcar. Los mayores daños se deben al pedrisco del 1 de julio. El efecto del pedrisco es la depreciación del fruto como consecuencia de los impactos llegando a perder todo su valor comercial.

Se han recibido declaraciones de siniestro por pedrisco de 6.203 ha con la siguiente distribución:

 

Provincia/Comarca

 

Superficie siniestrada helada (ha)

 

Superficie siniestrada pedrisco (ha)

VALENCIA

 

 

Enguera y La Canal

398

2

Hoya de Buñol

334

309

La Costera de Játiva

420

398

Riberas del Júcar

2.840

4.692

Valles de Albaida

668

487

Resto comarcas

61

315

TOTAL

4.721

6.203

Concluidas las tasaciones definitivas por un total de 62 peritos, el daño total obtenido en caqui se sitúa por encima del 70%. La indemnización total prevista para el cultivo asciende a 34,33 millones de euros, de los que 9,57 millones son debidos a la helada, 22,79 al pedrisco y el resto a otros riesgos. Sin duda, los siniestros en caqui han superado todos los récords en este cultivo.

4.      Viento en instalaciones de fresón y frutos rojos

La profunda borrasca Emma afectó a la península causando daños sobre todo en la provincia de Huelva, en toda la zona de producción de fresa, fresón y frutos rojos. Se recogieron de media más de 60 l/m² y se produjeron vientos constantes y sostenidos con rachas de hasta 100 km/h. Tras el paso de Emma, se sucedieron nuevas borrascas con fuertes vientos (incluso tornados) y precipitaciones intensas que causaron innumerables destrozos en la costa y también en las producciones agrícolas, dejando daños en las estructuras de invernadero (macrotúneles) de producción de fresón y otros frutos rojos, como frambuesas y arándanos. 

Es un seguro de alta implantación, particularmente en las estructuras de invernadero, aseguradas al 90%. La contratación abarca 7.134 ha, con un valor de producción superior a los 185 millones de euros. Las coberturas están muy adaptadas a las necesidades del sector y comprenden:

-        Daños en instalaciones (macrotúneles) como consecuencia de roturas, colapso de la estructura, etc., con una franquicia de 600 por instalación.

-    Daños directos en producción como consecuencia de riesgos cubiertos, como la lluvia o el viento.

-       En el caso del fresón, además, pérdidas económicas que puedan producirse como consecuencia de los retrasos vegetativos que la climatología pueda ocasionar. El precio de venta del fresón es distinto por semanas, y esto es lo que se trata de compensar.

Se recibieron declaraciones de siniestro de 3.263 invernaderos, y en un plazo inferior a 30 días se realizaron todos los pagos por importe de 2,5 millones de euros. Los daños en producción fueron muy poco significativos.

5.      Viento en plátano de Canarias

A pesar de que se habían producido distintos episodios de fuertes vientos en las islas, la dirección con que soplaban, preferentemente norte o noroeste, no afectaba en demasía a las producciones agrícolas. Sin embargo, con el paso de la tormenta Emma los vientos rolaron a sur primero y posteriormente a suroeste, provocando los daños de mayor gravedad.

En la isla de La Palma se registraron vientos dirección sur con fuerza 4-5, con velocidades superiores a 50 km/h el día 28 de febrero y a 80 km/h el 1 de marzo (rachas de hasta 122 km/h). Aunque en menor medida, los datos de Tenerife también indican daños, con rachas superiores a 100 km/h en el aeropuerto de Los Rodeos.

Los daños en plátano se producen por la caída de plantas y la defoliación intensa a que se ven sometidas las plataneras. El aseguramiento en la producción de plátano es total (está asegurada toda la producción de las islas).

Se tramitaron declaraciones de siniestro de 8.238 parcelas (2.895 ha). La indemnización, satisfecha el día 28 de junio, fue de 5,1 millones de para la línea de plátano, incluyendo las instalaciones dañadas. Además, también hubo daños en cítricos, hortalizas (patata) y cultivos tropicales, que no alcanzaron el millón de euros.

6.      Inundaciones por desbordamiento de los ríos Ebro, Arga y Aragón

Las intensas precipitaciones que se han venido produciendo desde principio de año acabaron por originar el desbordamiento de algunos ríos, en especial el Ebro, causando daños por inundación en algunos de sus municipios ribereños, así como los de otros ríos, como el Arga y el Aragón. Los daños se han concentrado en las comunidades autónomas de Navarra, La Rioja y Aragón (provincia de Zaragoza).

El detalle de superficies siniestradas por provincias es:

PROVINCIA

Superficie siniestrada (ha)

HUESCA

77,42

LA RIOJA

222,72

NAVARRA

2,497,26

ZARAGOZA

9.029,51

TOTAL

11.826.91

Los principales cultivos afectados han sido los cereales y los forrajeros como la alfalfa:

CULTIVO

Superficie siniestrada (ha)

Cereales

6,821,22

Alfalfa

3.889,76

Hortalizas

492,70

Frutales

441,57

Resto

181.66

TOTAL

11.826,91

En la presente campaña, al ser el siniestro en abril, los cultivos se encontraban en estados de desarrollo avanzados, por lo que eran más susceptibles de sufrir daños. Las indemnizaciones se aproximan a los 8 millones de euros.

7.      Daños en uva de vinificación

7.1 Helada

Durante la madrugada del día 1 de mayo se produjo una entrada de aire frío procedente del norte que provocó el desplome de las temperaturas tanto diurnas como, muy especialmente, nocturnas, ocasionando daños por helada en las producciones de uva de vinificación especialmente en Castilla-La Mancha. Con posterioridad, la madrugada del 13 de mayo se produjo otra brusca bajada de temperaturas, esta vez en la Meseta Norte, ocasionando daños en la Ribera del Duero (Burgos, Valladolid, Segovia) y en zonas puntuales de La Rioja Alta. Con menor intensidad y de manera puntual se han producido daños en otras comunidades como Navarra, La Rioja y la Comunidad Valenciana. El estado de desarrollo de la viña en el momento de ocurrencia del siniestro es muy variable, pero en general ya se había iniciado la brotación, lo que sitúa al viñedo en un momento extremadamente sensible al frío, siendo el principal efecto que produce la desecación y muerte de la yema/brote, con lo que se produce una pérdida directa en el número de racimos de la cepa.

Se han recibido declaraciones de siniestro de 36.963 ha, con la siguiente distribución: 

COMUNIDAD

Superficie siniestrada (ha)

CASTILLA-LA MANCHA

25.041

CASTILLA Y LEÓN

9.455

C. VALENCIANA

890

LA RIOJA

873

RESTO

704

TOTAL

36.963

 

Los daños tasados se han situado en el entorno del 50% en Castilla-La Mancha y el 40% en Castilla y León y las indemnizaciones han ascendido a 19,95 millones de euros.

7.2  Marchitez fisiológica en uva de vino, variedad Bobal

 

La marchitez fisiológica de la variedad Bobal de uva de vinificación se produce en primaveras frías, húmedas y de baja insolación, como ha sido esta. Las comunidades afectadas fueron Castilla-La Mancha, en las provincias de Cuenca y Albacete, y la Comunidad Valenciana, en Utiel-Requena, y se recibieron declaraciones de siniestro de 11.495 ha, con la siguiente distribución por provincias:

PROVINCIA

Superficie siniestrada (ha)

VALENCIA

5.987

CUENCA

4.787

ALBACETE

721

TOTAL

11.495

 

Las indemnizaciones totales han ascendido a 2,90 millones de euros.

7.3  Pedriscos

Al igual que la mayoría de las producciones agrícolas, la uva de vinificación se ha visto muy afectada por la reiteración de los pedriscos. Los daños han sido de medios a intensos. Los siniestros se distribuyen por todas las zonas productoras. Se han recibido más de 67.500 ha.

COMUNIDAD

Superficie siniestrada (ha)

CASTILLA-LA MANCHA

26.877

CASTILLA Y LEÓN

4.789

C. VALENCIANA

7.067

LA RIOJA

13.195

NAVARRA

3.484

ARAGÓN

3.062

CATALUÑA

3.281

RESTO

5.764

TOTAL

67.519

Las indemnizaciones por pedrisco se sitúan en 29,78 millones de euros.

Como conclusión, tras una campaña de muy elevada siniestralidad, la indemnización acumulada para la línea de uva de vino se sitúa en 54,17 millones de euros.

8.      Lluvia en ajo

Las lluvias han producido dos tipos de daños: de un lado, dada la intensidad de las precipitaciones, los ajos han absorbido gran cantidad de agua, lo que ha ocasionado su pudrición antes de ser arrancados; y de otro lado, sobre todo en los ajos ya arrancados y en fase de oreo, el efecto principal de las lluvias es la rdida de las capas protectoras (camisas), que pierden su aptitud con la consiguiente pérdida de calidad del producto, lo que hace inviable su comercialización. Otro efecto negativo es el exceso de barro acumulado en tierras fuertes, que se adhiere a la cabeza de los ajos y produce, al secarse, la rotura de las capas exteriores. Por este motivo, los mayores daños se concentran en los ajos tipo spring. Además, se han acompañado de pedriscos de distinta magnitud.

El porcentaje de superficie siniestrada sobre el total contratado alcanza el 65%, lo que demuestra la excepcionalidad del siniestro. El desglose por provincia y riesgo es:

 

PROVINCIA

 

SUPERFICIE CONTRATADA

SUPERFICIE SINIESTRADA Lluvia

SUPERFICIE SINIESTRADA Pedrisco

SUPERFICIE SINIESTRADA TOTAL

%

SINIESTR. / CONTR.

ALBACETE

8.760,68

4.506,18

1.871,21

6.377,39

72,79

CIUDAD REAL

3.910,54

1.829,34

334,01

2.163,35

55,32

CUENCA

4.123,89

1.749,09

684,68

2.433,77

59,01

TOLEDO

365,75

187,86

0,00

187,86

51,36

MADRID

491,69

373,02

0,00

373,02

75,86

TOTAL

17.652,55

8.645,49

2.889,90

11.535,39

65,34

En consonancia con la intensidad y abundancia de las precipitaciones, Albacete concentra la mayor superficie siniestrada.

El capital asegurado por hectárea en ajo es elevado, en el entorno de los 12.000/ha, por lo que, dada la importancia del evento, las indemnizaciones son cuantiosas. La tasación reflejó daños muy altos por lluvia en Castilla-La Mancha (60%). Considerando, además, los siniestros en Andalucía (alrededor de 1.500 ha), y también algunos en Castilla y León y Extremadura, la indemnización se sitúa en el entorno de los 36 millones de euros.

9.      Situación de los cultivos herbáceos

Las lluvias han sido muy beneficiosas para el desarrollo de los cereales de invierno. Los mayores daños han sido consecuencia de riesgos cubiertos a nivel de parcela, como pedrisco, fauna e inundación, y tan solo encontramos siniestros a nivel de explotación por falta de rendimiento (sequía) en zonas muy concretas de la geografía.

A punto de finalizar la campaña, podemos afirmar que no tenemos siniestro de sequía, pero que la gran cantidad de tormentas que se están produciendo están elevando mucho la superficie siniestrada. A lo largo de los meses de verano, se han recibido siniestros de pedrisco en cereales de primavera, como el maíz, y en cultivos oleaginosos, como el girasol. En agosto, se han producido daños por pedrisco en arroz.

Para el conjunto de los riesgos y de cultivos herbáceos extensivos, se han recibido reclamaciones de 925.047 ha:

COMUNIDAD AUTÓNOMA

Superficie siniestrada (ha)

CASTILLA-LA  MANCHA

183.367

CASTILLA Y LEÓN

369.659

ARAN

190.203

ANDALUCÍA

43.907

NAVARRA

25.644

RESTO

112.267

TOTAL

925.047

Las tasaciones de los cereales de invierno se finalizaron en el mes de julio y en la actualidad se están terminando las tasaciones de maíz, arroz y girasol.

La acumulación de siniestros de pedrisco exigió, para una correcta atención a los asegurados, el refuerzo pericial en las zonas más afectadas para tasar antes de la recolección.

De acuerdo con los daños que se vienen obteniendo en las tasaciones, podemos estimar una indemnización para el conjunto de los cultivos herbáceos de 84,44 millones de euros.

10.   Situación de la uva de mesa

Las reiteradas lluvias registradas desde el mes de mayo en las principales provincias productoras de uva de mesa han causado daño por rajado de bayas, uña y botrytis. Estos daños son, como sabemos, evolutivos y pueden resultar muy destructivos. Además de la lluvia, la uva de mesa también ha sufrido daños por pedrisco, viento y asurado.

Hasta la fecha se han recibido declaraciones de siniestro de lluvia en 2.928 ha con el siguiente desglose por provincia:

PROVINCIA

Superficie siniestrada  (ha)

ALICANTE

880

VALENCIA

292

MURCIA

1.627

RESTO

129

TOTAL

2.928

Los daños que se están obteniendo en las tasaciones se sitúan en el entorno del 50%. Ya se ha concluido la tasación en Valencia y está muy avanzada en Murcia y Alicante en función de la fecha de recolección de las distintas variedades. La previsión actual, considerando además los daños de pedrisco y viento, se sitúa en unas indemnizaciones superiores a 15,92 millones de euros.

11.   Situación del olivar

En esta campaña de olivar, tras un otoño seco, las abundantes precipitaciones en primavera dieron lugar a una buena floración y cuajado de frutos. Todos los seguimientos que se han efectuado parecen confirmar que se trata de un año de buena cosecha por lo que la siniestralidad por falta de rendimiento ha sido muy limitada. Sin embargo, y como en otros cultivos, ha sido un año de abundantes pedriscos.

La previsión de indemnización por todos los conceptos se sitúa en 7,99 millones de euros de los que 2,71 millones son debidos al pedrisco.

12.   Pixat en cítricos

Las condiciones climáticas que han tenido lugar durante el ciclo del cultivo de los cítricos, y en especial las precipitaciones que se han producido en la Comunidad Valenciana, Cataluña y la Región de Murcia entre los días 14 y 18 de noviembre han provocado daños intensos en la producción de mandarinas por pixat, aguado y otras adversidades climáticas en naranja.

Se han recibido ya declaraciones de siniestro de 2.417 ha, pero seguirán produciéndose. El detalle por provincia es:

PROVINCIA

Superficie siniestrada  (ha)

ALICANTE

111

CASTELLÓN

896

VALENCIA

1.003

MURCIA

166

TARRAGONA

241

TOTAL

2.417

Los daños que provoca la lluvia son evolutivos, por lo que la valoración del siniestro aumentará a medida que se vaya alcanzando la maduración de las variedades afectadas. Con la superficie ya siniestrada se superan los 3 millones de euros de daños, pero la previsión podría alcanzar los 11 millones de euros, aunque ello va a depender sobre todo de las condiciones climáticas del mes de diciembre.

13.   Resumen de los daños por pedriscos reiterados

Como se ha indicado, desde el inicio de la primavera, tanto en marzo como en abril se repitieron las tormentas acompañadas de pedrisco, causando daños a numerosas producciones agrícolas, lo que constituye una situación normal en esta estación. Pero a lo largo del mes de mayo se produjo tal reiteración de fenómenos tormentosos (tan solo en dos días del mes no se registró ningún pedrisco en España) que la situación meteorológica pudo calificarse de claramente anormal. Los pedriscos continuaron en el mes de junio, especialmente en su primera decena, agravando los daños en numerosas zonas y producciones agrícolas. Los más importantes se concentraron en Extremadura, Castilla-La Mancha y la región de Murcia, aunque también son cuantiosos en Cataluña, Castilla y León y Aragón. Además de los frutales, se vieron afectados cultivos de cereales, uva de vinificación, cítricos, hortalizas y otros leñosos. La situación se agravó en el mes de julio con numerosas tormentas de extraordinaria intensidad, como la que afectó al caqui en Valencia o las que se repitieron en Castilla y León, Navarra y La Rioja. En agosto y septiembre continuó la misma tónica, con el paso de continuas bolsas de aire frío que produjeron fuertes tormentas en muchas ocasiones acompañadas de pedrisco. También, aunque con menor intensidad, se han producido en octubre.

El resultado de semejante actividad tormentosa es que la práctica totalidad de la península está afectada con mayor o menor intensidad y extensión.


Hasta la fecha se han recibido declaraciones de siniestro de 668.927 ha, con la siguiente distribución por cultivos y comunidades: 

Com. Autónoma

FRUTALES

HERBÁCEOS

HORTALIZAS

UVA VINO

CÍTRICOS

CAQUI

OLIVAR

RESTO

TOTAL

ANDALUCÍA

902

4.562

2.478

141

1.649

 

7.839

1.502

19.073

ARAGÓN

11.826

94.246

1.564

3.035

 

 

582

3.387

114.640

CATALUÑA

10.157

14.115

89

3.263

652

 

208

608

29.092

CASTILLA-LA MANCHA

1.380

56.920

10.903

26.445

 

 

1.098

4.527

101.273

CASTILLA Y LEÓN

35

257.724

3.404

4.625

 

 

0

2.436

268.224

EXTREMADURA

6.692

8.005

6.077

1.881

 

 

1.393

611

24.659

C. VALENCIANA

598

2.823

329

7.067

13.578

6.203

209

1.054

31.861

LA RIOJA

1.477

9.081

93

13.102

 

 

340

493

24.586

MURCIA

5.315

475

819

1.375

1.879

 

614

1.579

12.056

NAVARRA

914

14.435

1.970

3.477

 

 

421

218

21.435

RESTO

318

18.208

135

3.108

8

202

21

28

22.028

TOTAL

39.614

480.594

27.861

67.519

17.766

6.405

12.725

16.443

668.927

 

La estimación actual de las indemnizaciones totales es superior a los 300 millones de euros. Las principales líneas afectadas son: 

CULTIVO

Indemnizaciones por pedrisco (M€)

FRUTALES

115

HERBÁCEOS

57

HORTALIZAS

38

UVA DE VINO

30

CAQUI

23

RESTO

37

TOTAL PEDRISCO

300,03

LÍNEAS

Nº DE SINIESTROS

SINIESTRALIDAD ACUMULADA

(MILLONES DE )

AGRÍCOLAS

126.128

584,01

GANADERÍA (Accidentes-enfermedad y Pastos) Y ACUICULTURA

100.128

68,27

RETIRADA Y DESTRUCCIÓN

1.357.300

71,23

TOTAL

1.583.556

723,51

Se ha producido la entrada en la península de varias masas de aire frío que han causado daños por heladas a la producción de fruta temprana, sobre todo en Murcia y Valencia, y también en cítricos y hortalizas (alcachofas, lechugas, tomates y patatas). Además, se han registrado lluvias intensas y temporales de viento con rachas muy fuertes que han causado daños a la producción de cítricos.

Se ha intensificado el paso sucesivo de borrascas de origen atlántico que han traído consigo fuertes precipitaciones y vientos huracanados (tornados incluidos) que han causado daños importantes en infraestructuras y cultivos. Los mayores daños se han producido en las islas Canarias, donde han sido importantes en plátanos, hortalizas y estructuras de invernadero, y en las costas de Huelva y Cádiz, con daños en instalaciones y en producción de fresón y otros frutos rojos.

Se ha registrado una nueva helada que, además de agravar los daños en frutales, ha afectado de forma intensa a la producción de caqui, que se encontraba en brotación. También se han registrado los primeros pedriscos del ejercicio, dañando sobre todo a frutales y hortalizas.

Las continuas precipitaciones han provocado el desbordamiento, entre otros ríos, del Ebro. Las numerosas tormentas han causado daños por pedrisco a la producción de frutales, sobre todo de hueso. Las continuas variaciones de temperatura y las lluvias han provocado problemas en la fecundación de los frutales en zonas tempranas, ocasionando daños importantes por falta de cuajado.

En mayo, las oscilaciones de temperatura han producido bajadas puntuales por debajo de 0 ºC, causando daños por heladas en uva de vinificación (el día 1 se producen daños intensos en Castilla-La Mancha y el día 13 en Castilla y León). Por otra parte, las continuas tormentas han causado daños importantes por lluvia y pedrisco. La inestabilidad ha agravado los daños por falta de cuajado en frutales, sobre todo en Extremadura. Además, las lluvias han causado daños por rajado en algunas producciones de frutales.

En junio, especialmente en la primera decena, han continuado las lluvias y las bajas temperaturas. Se han producido tormentas de gran intensidad, sobre todo en Castilla-La Mancha, agravando los daños en cultivos hortícolas como los ajos y causando daños por marchitez en la uva de vinificación de la variedad Bobal tanto en La Manchuela de Cuenca y Albacete como en la denominación valenciana de Utiel-Requena. También se han agravado los daños por rajado en algunos frutales y cerezas de Aragón, Murcia y Cataluña y por pedrisco en determinadas zonas de producción

En julio, la actividad tomentosa ha sido realmente excepcional, con fuertes granizadas prácticamente a diario, especialmente en la meseta norte (Aragón, La Rioja, Navarra y Castilla y León) y la comunidad valenciana. Los cultivos afectados son numerosos, pero una vez más destacan los daños en producciones de frutales, viña, cereales, cítricos y caqui. La siniestralidad ha sido tan excepcional que la superficie siniestrada en el mes de julio supone el 202% de la media de los últimos 5 años.

En agosto ha continuado la misma tónica. Se han producido tormentas en 30 de los 31 días del mes. Se han visto afectadas por pedriscos la práctica totalidad de las comunidades, aunque de modo especial Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León. A los daños en los cultivos habituales, como maíz, frutales, uva de vino y hortalizas, hay que sumar ahora otros cultivos como el olivar, hortalizas de verano (melón y pimiento), el lúpulo, la remolacha, y el almendro. La superficie siniestrada es un 52% mayor que la media del mes en los últimos 5 años.

En septiembre, especialmente durante la primera quincena, ha continuado la tónica de pedrisco diario con fuertes precipitaciones, localizadas sobre todo en Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura. Los daños más importantes se han producido en cítricos, uva de mesa y hortalizas (lechugas y pimientos).

En octubre, lo más característico ha sido el encadenamiento de gotas frías que han tenido especial repercusión en Andalucía y el Mediterráneo. Se han producido abundantes lluvias con desbordamientos de ramblas y arroyos en determinadas zonas y algunos episodios de pedrisco. Como consecuencia, se han agravado los daños en algunas producciones como uva de mesa, cítricos y hortalizas.

En noviembre, lo más significativo han sido los episodios de lluvias intensas, sobre todo en la vertiente mediterránea, con trombas de agua como la que se produjo en Valencia el día 16, en que se superaron los 115 l/m². Los principales daños son consecuencia de estas precipitaciones, especialmente en cítricos (pixat y otros daños) y determinadas hortalizas de hoja, como lechugas y brócolis.

Por el contrario, es de destacar también que si bien, dada la falta de lluvias que se arrastraba del año pasado, durante los primeros meses se han recibido siniestros por sequía en pastos, desde el mes de abril se evidencia la mejoría propiciada por las lluvias intensas, que además han caído de forma muy repartida, lo que ha generado en la práctica la ausencia de siniestros por sequía en la producción de cereales.