Sunday, 01 / March / 2020

El seguro de uva de vino: el mejor aliado para el viticultor

En la campaña anterior, la siniestralidad en las producciones de uva de vino alcanzó casi los 60 millones de euros. Castilla-La Mancha y Castilla y León fueron las comunidades autónomas más afectadas. Las tres últimas cosechas de uva de vino acumulan indemnizaciones de 170 millones de euros. 

En los últimos años, nuestro país está experimentando condiciones climáticas de gran intensidad y muy variables. El ejercicio 2018 fue el segundo de mayor siniestralidad en la historia del seguro agrario con más de 755 millones de euros y 1,4 millones de hectáreas siniestradas, la mitad por pedrisco, que causó daños por valor de 300 millones. En el ejercicio 2019 la siniestralidad ha alcanzado los 640,74 millones de euros y las hectáreas dañadas suman casi los dos millones, entre las que prácticamente el 60% corresponden a daños por sequía.

Desde el punto de vista de las indemnizaciones satisfechas, los tres últimos ejercicios se encuentran entre los cuatro más severos de la historia del seguro agrario, solo por detrás de 2012, que fue el que registró el mayor volumen de siniestralidad.

Respecto a la uva de vino, España es uno de los principales productores mundiales de este cultivo, un sector de gran relevancia económica, social y cultural en nuestro país. La vid ocupa el tercer puesto en extensión de terreno cultivado, en relación con otros cultivos típicos en España, por detrás de los cereales y del olivar.

En las últimas campañas, la uva de vino ha sido de las producciones más afectadas por la adversa climatología. Así, en 2018 la siniestralidad se elevó a casi 60 millones de euros (Castilla-La Mancha resultó más afectada, seguida de Castilla y León y La Rioja)

El año 2019 ha resultado más benévolo en general, si bien no podemos afirmar que haya sido bueno, con una siniestralidad para en la producción de uva de vino de cerca de 40,4 millones de euros y más de 94.000 hectáreas afectadas. A lo largo del año se han encadenado todo tipo de fenómenos adversos. Los primeros días del mes de mayo una brusca caída de temperatura provocó daños localmente intensos por helada, fundamentalmente en amplias zonas productoras de La Rioja. Posteriormente, a lo largo del verano, han sido reiteradas las tormentas de pedrisco que han afectado al cultivo de uva de vino. Destacan las ocurridas el día 7 y el 8 de julio en diferentes zonas productoras. También fueron importantes los daños que provocó la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), fenómeno más conocido como “gota fría” ocurrida entre los días 26 y 28 de agosto y sobre todo la experimentada entre el 11 y 14 de septiembre.

De nuevo, Castilla-La Mancha es la comunidad más afectada con más de 12 millones de euros, seguida de La Rioja, que supera los 9,5 millones. En el caso concreto de Castilla y León, la siniestralidad alcanza casi los 2,4 millones de euros y la superficie afectada supera las 5.700 hectáreas.

Este contexto de incertidumbre y de intensa variabilidad climática pone de manifiesto la importancia de contar con un seguro agrario. Gracias al compromiso de quienes participan en el sistema de seguros agrarios, los agricultores reciben una compensación que se ajusta al daño económico sufrido y al nivel de cobertura contratado, en un plazo de indemnización siempre inferior a 30 días desde la recolección o desde el final de garantías.

En Agroseguro, somos muy conscientes de las dificultades que estas situaciones ocasionan en los agricultores, y se hace un gran esfuerzo para realizar una planificación de las peritaciones lo más eficiente posible, para poder adelantar el pago de las indemnizaciones en la gran mayoría de los casos.

Además, los agricultores están cada vez más concienciados de la importancia de incluir el seguro agrario como un coste fijo más de su explotación.De hecho, si hablamos de la contratación,el seguro de uva de vino ha sido el segundo que más han suscrito los agricultores, tanto en número de pólizas como en superficie asegurada, solo por detrás de los cultivos herbáceos.Para la cosecha 2019, se han contratado cerca de 30.000 pólizas,con cobertura para 450.000 hectáreas de viñedo y para una producción de casi 3,1 millones de toneladas.

Castilla y León cuenta con más de 2.500 pólizas contratadas, 32.156 hectáreas aseguradas y una producción de cerca de 180.000 toneladas.

Ahora es el momento de contratar el seguro de primavera de uva de vino para asegurar la cosecha 2020 frente a pedrisco entre otros riesgos con hasta un 35% de bonificación.

Categoría:Artículos