Proyectos

 

Seguimiento del cultivo de ajo tipo Spring-Chino en Castilla-La Mancha durante el año 2017/18

Seguimiento del cultivo de ajo tipo Spring-Chino en Castill-La Mancha durente el año 2017/18.

1. Introducción

A petición de Agroseguro S.A. se realiza el presente informe en relación al seguimiento del cultivo de ajo Spring-Chino en Castilla-La Mancha durante 2017-18 en varias parcelas localizadas en las provincias de Ciudad Real y Albacete; Comarcas Mancha y Centro respectivamente. Las parcelas fueron seleccionadas a principios del 2018 y partir de los asegurados en la mencionada zona con una superficie mayor de 20 ha. Las características de las parcelas elegidas se muestran en la tabla 1.

Ver tabla 1

2. Materiales y métodos

Durante la primavera del 2018 se tomaron muestras vegetales (8/10 plantas) en cada una de las parcelas y se realizaron medidas in situ. Las fechas de los citados muestreos fueron el 16 de marzo, 6 de abril, 27 de abril y 16 de mayo. Para la elección de estos días se tomaron en consideración los resultados obtenidos en similares seguimientos realizados otros años (2016
y 2017) en las mismas zonas de prospección para el mismo tipo de ajo (Spring-Chino); coincidentes con estadios fenológicos más relevantes según López-Bellido et al. 2016; i.e. inicio de diferenciación de la yema vegetal apical en primordio floral (fijación de número total de hojas emitidas por la planta), elongación del tallo floral y formación de las yemas axilares en la última y penúltima hoja, diferenciación de la hoja de reserva en cada una de las yemas axilares y emergencia de escapo floral, y fase de inicio de maduración con engrosamiento del bulbo, ultimas hojas completamente expandidas y escapo próximo a su máxima longitud.
Las muestras de plantas recogidas en cada una de las parcelas y fechas fueron llevadas al laboratorio de “Cultivos Intensivos”, ubicado en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos (ETSIA) de Ciudad Real (Universidad de Castilla-La Mancha) y conservadas a 4 ºC hasta su evaluación (<1 semana). Se evaluaron tanto características morfológicas externas como internas, estas últimas usando en algunos casos lupa binocular (estados fenológicos ocultos). Se midieron en todas las plantas los siguientes parámetros: a) número de hojas secas/senescentes, expandidas, jóvenes visibles y hojas ocultas aún en el interior del pseudotallo (incluyendo primordios foliares); b) estado de desarrollo de la yema apical/laterales de
acuerdo con la escala propuesta por López-Bellido y Zamora (2015) en los primeros estadios; c) longitud del escapo (tallo + bráctea) y su desarrollo dentro y fuera del pseudo-tallo; d) diámetro del cuello (pseudo-tallo), ecuatorial del bulbo e Índice de Bulbificación (BI); e) presencia de
yemas laterales con brotaciones (brotaciones laterales), número de túnicas protectoras por diente y momento de diferenciación de la hoja de reserva; y f) incidencia, evolución y severidad de las denominadas “manchas marrones” (“manchas oxido” Arg.) en las vainas envolventes más internas.

3. Resultados y discusión

En el primer muestreo realizado el 16 de marzo se apreció gran diferencia en el porte/desarrollo del cultivo en las distintas parcelas seleccionadas; mientras que en nº 6 y 5 (15/08/17 Barrax y 38/05/446 La Herrera) presentaron un desarrollo foliar considerable, las nº 1 y 4 (05/43/01 Alcazar de San Juan y 15/18/27 Barrax) el porte de las plantas era pequeño y con un
menor número de hojas total (tabla 2).

Ver tabla 2

En primer muestreo, realizado el 16 de marzo del 2018, además de localizar las parcelas preseleccionadas para su posterior seguimiento se observó en estas grandes diferencias en el desarrollo del cultivo. Las parcelas 43/01 (nº 1) Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y 18/27 (nº 4) Barrax (Albacete) mostraron un porte excesivamente bajo en comparación con las restantes
aunque su número total de hojas visibles-activas y totales (5.4/11.3 y 5.3/12.1 respectivamente) no difirió excesivamente del resto (tabla 2). Una posible razón podría estar en las fechas de plantación que aparecen declaradas para estas dos parcelas: 15 octubre 2017 y 15 noviembre
2017. Por otro lado, la parcela nº 6 (08/17 Barrax, Albacete), con fecha de plantación del 20 septiembre, presentaba una parte aérea muy vigorosa (13.2 hojas totales). Aun así, y para fechas de muestreo similares durante los otros dos años de seguimiento (2015/16 y 2016/17), el desarrollo foliar (número de hojas final fijado al inició de la diferenciación de la yema apical) fue mayor: 14.2, 13.1 y 12.3 hojas totales de media de todas las parcelas en 2015/16, 2016/17 y 2017/18 respectivamente. Además de las condiciones climáticas/térmicas desde plantación hasta diferenciación de la yema apical, momento en el cual queda fijado el nº de hojas/planta, la fecha de plantación condiciona también su número final. En relación a este aspecto en el ajo tipo
Spring-Chino cultivado en Castilla-La Mancha es cada vez más frecuente ampliar el periodo de plantación; i.e. desde inicio de septiembre hasta finales octubre-principios de noviembre, cuando lo fecha supuestamente más adecuada es a inicios de octubre.

Ver tabla 3

En este mismo muestreo se observó el inicio de la primera fase de bublificación (estado según escala BBCH: 112/200/500), con la diferenciación de la yema apical en inflorescencia y aparición de las yemas axilares en la última y penúltima hoja de acuerdo a la estructura usual de este tipo de cultivar (estado oculto). Dentro de la sub-escala de diferenciación, todas las parcelas se encontraban en estado A-B (tabla 2) según López-Bellido et al. (2015). En los otros seguimientos realizados en Castilla-La Mancha (2015/16 y 2016/17), la fecha de esta transición a la fase de inicio de bulbificación de gran importancia para el adecuado desarrollo del cultivo se dio desde principios a mediados de marzo; pudiéndose considerar el 2018 como normal en este aspecto aunque algo más retrasado con respecto a otros años.

El 6 de abril el cultivo de ajo en las diferentes parcelas siguió su normal desarrollo; i.e. emergencia de hojas a través del pseudo-tallo, expansión progresiva de las jóvenes y senescencia de las más viejas/externas; junto a un desarrollo de las yemas laterales que darán lugar posteriormente a los dientes y diferenciación/elongación de la inflorescencia y el tallo floral
(tablas 2 y 3). Según la sub-escala citada supra e independientemente del grado de desarrollo de la parte aérea del cultivo, la cual siguió con las mismas diferencias entre parcelas expuestas para el 18 de marzo, todas se encontraban en el estadio D (avanzado).
El muestreo del 27 de abril coincidió en casi todas las parcelas con el inicio del estado BBCH de la segunda fase de bulbificación: comienzo del engrosamiento de la hoja de reserva (formación de los dientes o bulbillos) y emergencia del escapo floral (espata/bráctea) a través del pseudo-tallo (112/400/504). Según López-Bellido et al. (2016), en condiciones normales del cultivo, es durante dicha fase cuando se alcanza el máximo desarrollo de la superficie fotosintéticamente activa (LAImax.) y el Índice de Bulbificación o BI (cociente entre el diámetro del cuello/pseudo-tallo y el diámetro ecuatorial del bulbo) se reduce a valores comprendidos entre 0.50–0.45. En las tablas 2 y 3, y para las parcelas nº 2, 3, 5 y 6, los valores de estos parámetros
con un numero de hojas activas similar a la anterior fecha de muestreo fue: BI entre 0.52 y 0.49, 100 % de escapo (solo espata) visible (longitud media del psudo-tallo de 40 cm) y ≥ 90 % de los bulbos con diferenciación de la hoja de reserva. Sólo las parcelas con menor desarrollo de la cubierta vegetal (nº 1: 43/01 Alcázar de San Juan, Ciudad Real; y nº 4: 18/27 Barrax, Albacete) mostraron cierto retraso en estos índices, tanto con las anteriormente citadas como con las plantas/parcelas evaluadas otros años para aproximadamente la misma fecha: escapo floral aun oculto en pseudo-tallo, BI > 0.55 y diferenciación de las hojas de reserva en ≤ 70 % de los
bulbos evaluados. Es durante esta fase cuando se puede empezar a observar ciertas alteraciones fisiológicas o posibles daños de calidad en el bulbo como son las “manchas marrones” (“manchas oxido” Arg.) en las vainas envolventes más internas y el denominado “plástico” (no formación de hoja de reserva y desarrollo de bulbillos o dientes tunicados). En relación a las primeras su incidencia era prácticamente despreciable, manteniéndose en los
mismos niveles de incidencia y severidad en el siguiente muestreo (16 de mayo) para todas las parcelas. Por otro lado no existieron evidencias de presencia de “plástico” en ninguno de los bulbos examinados, teniendo cada diente formado entre 1 y 2 túnicas protectoras.
El último muestreo se realizó el 16 de mayo, supuestamente varios días antes de la fecha de inicio de recolección usual bajo condiciones de Castilla-La Mancha. Sin embargo el estado fenológico del cultivo en todas las parcelas estaba más atrasado que en los años anteriores. Mientras que en fechas similares los años 2015-16 y 2016-17 el cultivo de ajo tipo Spring-Chino se encontraba en el estadio BBCH 409/507-508, óptimo para recolección; en 2017-2018 presentaba aún un número elevado de hojas activas ≥ 6 (tabla 2), BI > 0.30 (tabla 3) y escaso desarrollo del escapo floral (estados de ‘pigtail’ y/o ‘bishop’s crook’); siendo su estado fenológico general BBCH 409/506. Este atraso en la maduración/recolección del cultivo, además las causas referidas ya en estadios/fechas anteriores con diferencias entre parcelas según fecha
de plantación, es debido a las relativamente bajas temperaturas durante el mes de mayo. Las posteriores lluvias registradas en la región desde finales de mayo hasta principios de junio (Estaciones Meteorológicas de Manzanares y Albacete; CREA-SIAR Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha; datos no mostrados) retrasaron aún más la fecha de recolección tanto por
aspectos culturales como fisiológicos/madurez del cultivo.

4. Conclusiones

El cultivo del ajo tipo Spring-Chino en Castilla-La Mancha, concretamente en las Comarcas Mancha y Centro (provincias de Ciudad Real y Albacete), durante el 2017-18 presentó un desarrollo normal aunque con ciertas diferencias con los anteriores años estudiados (2015/16 y 2016/17). En general las parcelas objeto de este seguimiento mostraron cierto retraso en el
inicio de los principales estadios de desarrollo del cultivo como fueron el inicio de la primera fase de bulbificación (diferenciación de la yema apical en inflorescencia y aparición de las yemas laterales en las dos últimas hojas más jóvenes), y el máximo engrosamiento del bulbo y elongación del escapo (momento óptimo de recolección). Estos retrasos deben achacarse tanto
a las moderadamente bajas temperaturas durante otoño-invierno para el primer estadio como las acaecidas durante el mes de mayo en el segundo; posponiéndose la recolección hasta principios de junio entre otras causas (las lluvias de finales de mayo y principios de junio exacerbaron aun más este retraso). Por otro lado la emisión de hojas totales por planta en todas las parcelas fue también inferior al registrado en años anteriores, debiéndose esperar cierta disminución de los rendimientos finales en bulbo seco (datos corroborados posteriormente). Sin embargo el inicio de la segunda fase de la bulbificación (diferenciación de la hoja de reserva en cada yema axilar/lateral e incremento del tamaño del bulbo) se produjo a finales de abril; fecha muy similar a la de anteriores años. Este hecho puede ser debido a que el principal factor que rige este cambio en el hábito de crecimiento, i.e. el fotoperiodo, no varía entre años.

Existieron dos parcelas que mostraron un menor desarrollo de la cubierta vegetal y cierto retraso en su inicio de los diferentes estadios respecto a las otras. La causa habría que buscarla en el retraso de la plantación (15 octubre 2017 y 15 noviembre 2017 según fechas declaradas por los agricultores). Es cada vez más frecuente en Castilla-La Mancha y para este tipo de ajo el
ampliar el periodo de plantación; desde inicios de septiembre hasta finales de octubre.
Dependiendo de las condiciones ambientales durante el cultivo (régimen térmico fundamentalmente), esos retrasos o adelantos respecto a la fecha de plantación usual (inicios de noviembre) pueden causar tanto descensos de la producción como plantas con excesivo vigor y posterior pérdida de calidad de los bulbos, respectivamente.

Durante los muestreos realizados no se observaron en ninguna de las parcelas síntomas de la alteración fisiológica denominada “plástico” y la presencia de las “manchas marrones” (“manchas oxido” Arg.) en las vainas envolventes internas fue muy baja y con nula repercusión en la calidad final de los bulbos.

Ciudad Real, 31 de octubre del 2018
Dr. Francisco Javier López-Bellido Garrido
Profesor Titular de Producción Vegetal
Departamento de Producción Vegetal y Tecnología Agraria
Escuela Técnica Superior de Ingenieros jAgrónomos de Ciudad Real
Universidad de Castilla-La Mancha

5. Referencias bibliográficas

López-Bellido FJ, Zamora FJ. 2015. Evaluación del crecimiento y la bulbificación del ajo tipo Spring-Chino. Vida rural 390: 72-81.
López-Bellido FJ, López-Bellido RJ, Muñoz-Romero V, Fernandez-Garcia P, Lopez-Bellido L.
2016. New phenological growth stages of garlic (Allium sativum). Annals of Applied Biology 169: 423-439.